Cartel de Semana Santa 2017

Cartel de Semana Santa 2017

jueves, 13 de junio de 2013

San Antonio de Padua, algo de su ejemplar vida

 
San Antonio de Padua, obra de Juan de Juni. Museo Nacional de Escultura de Valladolid.
 
 
Hoy el Santoral nos trae a San Antonio de Padua, de ahí que hoy dedique en este blog una entrada a este Santo al que profeso profunda devoción.
 
San Antonio de Padua, es también conocido como San Antonio de Lisboa, nacido en Lisboa el 15 de Agosto de 1195, en el seno de una familia acomodada. Fue bautizado como Fernando Martim de Bulhões e Taveira Azevedo.
 
Estudió en la escuela catedralicia local, donde un tío suyo era maestrescuela. En 1210 ingresó a pesar de la oposición de su familia en el monasterio de canónigos regulares de San Agustín de San Vicente de Fora, a las afueras de Lisboa. Los monjes de la Orden de San Agustín, de la cual era miembro, eran famosos por su dedicación a los estudios. Fernando, estudió las Sagradas escrituras y la teología de algunos doctores de la Iglesia Católica como Jerónimo de Estridon, Agustin de Hipona, Gregorio Magno y Bernardo de Claraval. También estudio a los clásicos latinos, como Ovidio y Seneca.
 
La férrea oposición familiar y de sus amigos, que intentaron que abandonara su vocación, le hizo renunciar a su herencia y en 1212, tras recibir el permiso de sus superiores se trasladó a la Abadía de Santa Cruz de Coimbra. Famoso centro de enseñanza religiosa, que contaba con una magnifica biblioteca. Allí recibió influencias de la escuela teológica de San Victor de París.
 
En 1219 ya ordenado sacerdote conoce a la pequeña comunidad de franciscanos de Coimbra y se siente llamado por su forma de vida. En 1220 decidió ingresar en la Orden Franciscana adoptando el nombre de Antonio en honor a San Antonio Abad. Tras el noviciado viajó por Marruecos, persiguiendo el martirio, pero al desembarcar enferma de malaria y esta enfermedad le dejaría secuelas para el resto de su vida. Decide regresar vía España pero un temporal desvió el rumbo del barco hacia Sicilia y permanece en Milazzo hasta su total recuperación formando parte de una pequeña comunidad franciscana. En 1221 viaja hasta la localidad de Asís donde asiste al capítulo de su orden conocido por el "capítulo de las esteras" conocido así porque muchos de los frailes que allí acudieron tuvieron que dormir en esteras. Allí tuvo oportunidad de escuchar a San Francisco de Asís.
 
Tras esta estancia en Asís viaja cerca de Forlì y comienza su carrera como predicador. En 1222 en la Catedral de Forlì con motivo de la ordenación de dominicos y franciscanos, predica y le es encargado por el superior de la orden la tarea de predicar para combatir la herejía cátara. Más tarde viaja al sur de Francia para predicar entre los herejes.
 
En la Curia papal, Antonio suscitó en los cardenales y el pontífice Gregorio IX tal admiración con su predicación que «llegó a llamarlo, con epíteto muy propio, "Arca del Testamento"». Parece que pudo colaborar en la redacción de la Bula pontificia Quo Eloganti, y tras este periodo se instala en Padua donde allí fallece en 1231.
 
352 Días después es canonizado el 30 de Mayo de 1232.